28 Dic

Salud y bienestar psicológicos en la norma ISO 45005

La UNE-ISO-PAS- 45005 ha dedicado un apartado específico a la gestión de la salud emocional de los trabajadores y trabajadoras

 

La UNE-ISO-PAS- 45005 ha dedicado un apartado específico, en concreto el 6, a la gestión de la salud emocional de los trabajadores y trabajadoras, en este sentido insta a las organizaciones que decidan adoptarla como guía o certificarse en ella a:

  • Gestionar el impacto de la pandemia en sus plantillas, valorando los posibles peligros psicosociales a los que se han visto expuestos durante la pandemia.
  • Implantar medidas para gestionar los riesgos para la salud psicológica y el bienestar relacionados con COVID-19,

2.4 La opinión de los expertos

Fuente: Observatorio RH.com

“El Observatorio Generación & Talento ha abordado este tema en un nuevo “Diálogo Generacional en tiempos del Covid-19”,

Isabel Aranda habla de una situación de “Miedo Ambiente” que ya está en la empresa, y afirma que las organizaciones necesitan entender esto y actuar proactivamente para que las estrategias de afrontamiento se activen, “y cuanto antes mejor”, afirma.

Lo que está claro -asegura- es que la situación que estamos viviendo va a provocar un sobre estrés laboral. “A los estresores habituales, como los intrínsecos a la naturaleza del trabajo, se suma ahora el miedo al contagio a la vuelta al centro del trabajo”. Retorno al trabajo. Salud y bienestar psicológicos

Las consecuencias psicológicas del Covid-19 son, por lo tanto, muy importantes, según esta experta. “En primer lugar, hay un nuevo marco emocional; en segundo, vamos a ver un incremento de los riesgos psicosociales en el trabajo, que afectan a muchos niveles”. Otras consecuencias van a ser una mayor predisposición al burnout y el incremento de relaciones conflictivas.

Isabel Aranda destaca especialmente el peligro a la cronificación, si no se tratan debidamente, de las alteraciones psicológicas que incrementan los riesgos psicosociales laborales. “Las empresas tienen que abordar esta situación. No podemos dejar que las personas traten de recuperarse solas porque van a tardar tiempo y emplear un esfuerzo que no pueden dedicar su trabajo”, asegura.

Por lo tanto, hay nuevas necesidades en las empresas, “lo que valía ya no vale, y todas aquellas empresas que quieran gestionar a sus personas de una manera responsable van a tener que tomar acciones claras, rotundas y muy transparentes en este sentido”.

En su opinión, en este momento las empresas necesitan transmitir a sus empleados que “todo está bajo control”. “Para ello, lo primero que están demandando las empresas hoy es el entrenamiento en gestión emocional”. “Es preciso desarrollar habilidades para que las personas puedan tomar consciencia de sus emociones y autorregularlas para desactivar la intensidad de la emoción”.

El mundo, el entorno empresarial, se ha vuelto inseguro para nuestra vida. Esto es un componente radicalmente diferente que hace que la salud psicológica de las personas se haya convertido en una prioridad en las organizaciones, explica Isabel Aranda.

Insiste esta experta en la importancia de transmitir a las plantillas confianza y seguridad. Igualmente, fundamental “por el bien grupal” es desplegar una cultura de prevención, que no “es un deber, es una devoción”.

La confianza añade, se transmite en la comunicación “tú a tú” por ello, el papel de los jefes es clave. “Necesitan aprender a escuchar empáticamente al equipo y a coger distancia de la emocionalidad de los otros”, según Isabel Aranda. Retorno al trabajo. Salud y bienestar psicológicos

Ha explicado también que la percepción de falta de recursos (tanto de prevención como psicológicos) nos lleva a un efecto psicológico demoledor, la indefensión aprendida, “cuando tiramos la toalla”.

En definitiva, las empresas deben ofrecer a sus empleados recursos y conductas para incrementar su capacidad de afrontar activa y funcionalmente este entorno nuevo e inseguro, y dotarles de estrategias mentales que les permita reconducir ese pensamiento negativo que ahora está imperando.

“Tenemos que desarrollar la inteligencia emocional intrapersonal, que implica autoconsciencia, automotivación y autogestión, y vamos a tener que trabajar con elementos psicológicos sí o sí. Y en este reto también es muy importante el apoyo social tanto de compañeros como de jefes. Y es fundamental que esa capacitación sea experiencial para un afrontamiento activo. Aquí no sirve la formación teórica”, explica.

En conclusión, el miedo va a seguir estando presente y nuestro nivel emocional va a seguir estando muy alto y, por ello, necesitamos dotar a las personas de competencias psicológicas proactivas. No les podemos dejar abandonadas a su capacidad de respuesta pasiva. Las organizaciones tienen que dotarles de estrategias activas para vencer al miedo.

¿El miedo afecta por igual a las distintas generaciones? Hay estudios que señalan que sí hay diferencias. ”Los seniors cuentan con el valor de su experiencia; saben que se sale de las crisis; mientras que en las generaciones más jóvenes, especialmente los millennials, a la incertidumbre laboral se suma ahora la incertidumbre de no entender muy bien cómo salir de todo esto”, explica Isabel Aranda. “Les cuesta entender el peligro de esta pandemia; piensan que no va con ellos”.

“Diálogos Generacionales en tiempos del Covid-19” es una iniciativa del Observatorio Generación & Talento que nace con el objetivo de apoyar a las empresas para compartir conocimiento, iniciativas y experiencias que ayuden a las empresas a gestionar personas y potenciar la seguridad y salud de sus personas en estos tiempos de crisis. Retorno al trabajo. Salud y bienestar psicológicos. Fuente: www.observatoriorh.com

Tradicionalmente, España no figura entre los principales países europeos en digitalización. En concreto, nuestro país ocupaba en 2019 el undécimo puesto en la Unión Europea, según el Índice de la Economía y la Sociedad Digitales (DESI) que analiza el rendimiento tecnológico de los Veintiocho.

Es el mismo puesto que en 2018, aunque mejora en dos posiciones el resultado de 2017. Además, la puntuación obtenida en ámbitos como la conectividad, la especialización del capital humano, la integración de la tecnología o la investigación está por encima de la media de la UE y nos sitúa por delante de Alemania, Austria, Francia, Italia o Portugal.

No obstante, en el momento actual las nuevas tecnologías son una herramienta esencial. Toca sacar fuerzas de flaqueza y buscar oportunidades en la digitalización, que los expertos ven como una de las salidas más claras ante la difícil situación. Y ante la pregunta de si esta situación puede tener un impacto real y duradero en la transformación digital de las empresas, la respuesta unánime es que sí.

Fuente Prevención Integral & ORP