26 Ago

La gestión ambiental en las organizaciones: necesidad y oportunidad

La inclusión de criterios ambientales en los procesos de producción puede mejorar la eficiencia de la organización

Los sistemas naturales son sistemas cerrados que se mantienen en equilibrio mediante un ciclo interno de sus recursos y residuos, tienen un metabolismo de tipo circular, en el que cada emisión de una parte del sistema se convierte en una nueva entrada que sostiene la continuidad del entorno en el que está incluido.

Las Organizaciones tienen un metabolismo lineal en el que la producción, el consumo y la eliminación de subproductos merman la viabilidad ecológica del sistema puesto que rompen los ciclos naturales. Las Organizaciones son sistemas abiertos: toman gran cantidad de materias primas de otros sistemas y producen elevadas cantidades de residuos.

No obstante, a pesar de que el hecho de proteger y asegurar la calidad de vida y el bienestar suponga, sólo a corto plazo, un coste añadido para las Organizaciones, con toda seguridad, este coste será infinitamente inferior al que poseen conceptos como la calidad de vida y el bienestar de la humanidad, sin olvidar la posterior recuperación de la inversión y beneficio de la misma Organización.

En este sentido, una Política Ambiental bien concebida puede ayudar a reducir costes mediante ahorros de energía y materias primas, y a generar beneficios marginales por la comercialización de los residuos, además de llegar a unos segmentos de mercado especialmente rentables.

Resulta obvio que para que la actividad de una Organización resulte más eficiente, la introducción de criterios ambientales se debe de realizar a través de sus procesos de producción, y es, por este motivo, que el diseño de una correcta gestión medioambiental de la Organización juega un papel fundamental.